domingo, 7 de noviembre de 2010


"Nunca fui solo un escritor de discursos". Lo subrayo hace tiempo en una entrevista, lamentando que en su obituario probablemente se le destacaría apenas como el hombre que escribía los discursos de John Fitzgerald Kennedy.


Y ciertamente, fallecido hace apenas unos días a sus 82 años, Sorensen pasará a la historia de la comunicación política como mucho más que un escritor de discursos. En su recuerdo, una frase destaca sobre las demás, aquella con la que el ex presidente estadounidense alentaba: "(...) no os preguntéis qué puede hacer vuestro país por vosotros, sino qué podéis hacer vosotros por vuestro país"


Desde el otro lado de la trinchera política USA, decía Nixon de el: "Necesitas una mente como la de Sorensen cerca de ti aguijoneándote" y alabando que el asesor de su rival tuviese "el don" de pulsar las frases que penetraban la psique de los ciudadanos estadounidenses.


Recomendamos el artículo en The New York Times

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada