viernes, 19 de noviembre de 2010


Reflexionabamos recientemente al hilo del acuerdo de Twitter con Gnip para 'vender' tweets a terceros sobre el uso que de la información obtenida de la actividad de los internautas pueden hacer estos gigantes de la red. No obstante, más allá de la preocupación que la venta de esa información pueda generar, no debemos olvidar el uso que de esa información están en disposición de hacer de forma directa macroempresas como Google, Twitter o Facebook.


Un ejemplo muy práctico acaba de surgir del entorno de Google. Boutiques.com usa la potencia del motor googleliano para construír experiencias de compra personalizadas en el mundo de la moda. Un análisis de gustos del internauta que despliega un recorrido personal a través de colecciones, estilismo y tendencias, filtrando los contenidos relacionados en función de la proyección de preferencias.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada